Entrevista a Chema Lera

CHEMA LERA (Valladolid) es maestro y activista por los derechos de los animales en LIBERA! ONG y en PRODA (Profesionales para la Defensa Animal), organización que ha colaborado con el Ministerio para incluir dentro de la nueva Ley de Educación (LOMLOE) la educación en empatía hacia los animales como forma de prevenir la violencia.

CAT&DOG TANK: ¿Cuál es la historia de PRODA?

CHEMA LERA: PRODA nació en 2003, en la Comunidad Valenciana. Fue el producto de un grupo de personas que estaban directamente relacionadas con la docencia y que decidieron ponerse a trabajar con el tema de la empatía hacia los animales, dentro del aula. Poco a poco el círculo de gente que se ha querido ir sumando a esta idea se ha ampliado y ahora forman parte de él desde personas pertenecientes a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, hasta abogados, abogadas, veterinarias… o sea, que es bastante diverso, mucho más de lo que fue en sus principios: ello permite albergar una visión mucho más transversal, porque el tema de los animales afecta a muchos ámbitos. Particularmente, yo me uní a PRODA en 2014-2015, desde mi ciudad (Valladolid), coincidiendo con unas jornadas de la APDDA (Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales) sobre la empatía. Ahí los descubrí y resulta que nos dimos cuenta de que teníamos una visión bastante similar. Yo soy docente, soy maestro, y mis opiniones coincidían al 100%, así que comenzamos a trabajar juntos y a elaborar un proyecto, a tratar de sacar adelante el tema de la empatía hacia los animales en la escuela. Así es como se fue fraguando todo esto.

CAT&DOG TANK: PRODA ha colaborado para incluir en la LOMLOE un modelo de educación, que manifieste empatía hacia los animales. ¿Por qué es tan importante este paso?

CHEMA LERA: Nosotros lo que teníamos bien claro es que queríamos llevar la empatía hacia los animales a las aulas como forma de prevención de la violencia… de la violencia en general, no sólo de la violencia contra los animales. Hay multitud de estudios que relacionan la violencia hacia los animales con la violencia hacia los humanos – sobre todo, trabajos que se hacen con chicos y chicas, que están ahí, al borde de la delincuencia – que muestran cómo el trabajo con animales les ayuda a socializar. Ese contacto, ese feedback de emociones entre animales y humanos y humanos y animales, genera en estos chicos y chicas unas conductas pro-sociales, que hacen que cambien y abandonen la violencia como forma de relación. Aquí en España, se ha hecho alguna práctica en ese sentido, en algún centro penitenciario, en algún centro de jóvenes. También están ahí los beneficios que tiene la compañía de los animales en personas con autismo o con alguna diversidad funcional. En esos casos, ese contacto con los animales les mejora mucho. Y es que los animales no te juzgan. Con que tan sólo les des un poquito de cariño, ellos te lo devuelven por toneladas y, claro, nadie se siente juzgado cuando está delante de un perro; de él, lo único que recibes son lametones. Nosotros hemos querido llevar a las aulas todas estas bondades que tiene la relación con los animales y este intercambio de emociones positivas, incluirlo en el currículum, pensar en cómo lo podemos hacer enseñando a relacionarnos con los animales sin violencia, lo que luego será perfectamente transferible a la compañera o el compañero que está al lado, porque no nos olvidemos de que, en el fondo, el tema del maltrato animal es un tema de violencia.

CAT&DOG TANK: ¿Cómo imagináis la implementación de esta ley? ¿Será una inclusión de estos aspectos empáticos de forma transversal en las asignaturas? ¿O habrá alguna asignatura dedicada al tema?

CHEMA LERA: Nosotros lo que hemos hecho ha sido presentar nuestras propuestas a la Ley de Educación, para que se integren en el currículum, para que formen parte de los libros de texto y se den como parte de los contenidos de las asignaturas. Es importante que no nos olvidemos de que estamos hablando de violencia, porque – insisto – no se trata de hablar de animales, sino de hablar de violencia, de hablar de comportamientos violentos, de hablar de relacionarse con la violencia o de relacionarse de forma empática, en base a los más mínimos criterios democráticos y solidarios, que – yo creo – son los que esta sociedad busca. Conforme a eso no va a haber más remedio que abordar los temas que vengan en el currículum, salvo que uno se lo quiera saltar. Es verdad que hoy parece que la forma de ser rebelde es apoyar posturas favorables a la violencia, que van en contra del Estado democrático, pero – pese a ello – creo que mucha gente joven está en contra del maltrato animal independientemente de la opción política que tome. Ahora bien, hay que destacar cómo aquel que niega la violencia machista o la violencia racista también niega la violencia hacia los animales y que quien está a favor de que los animales se puedan seguir maltratando para el disfrute y la diversión de unos pocos suele negar que exista una violencia machista, que ha matado a más de 1000 personas (más que el propio terrorismo), o que haya homofobia o racismo. Por ello, está claro que cuando uno está en contra de la violencia, lo está en contra de todo tipo de violencias.  Lo mejor es que, dentro de los fines del sistema educativo, en la nueva Ley, se recogen los derechos de los animales y eso es algo que nunca había pasado.

Ángela 5ºA
Ángela 5ºA

CAT&DOG TANK: Entre vuestras propuestas, el lenguaje es un elemento decisivo, lo mismo que la cultura de la paz ¿Puedes hablarnos un poco de ambas ideas?

CHEMA LERA:  En Lengua y Literatura, presentamos una propuesta sobre el lenguaje despectivo, porque creemos que ya es hora de ir abandonándolo. Hubo un momento en la historia de la humanidad en el que los hombres querían para sí todas las propiedades que veían en los animales: poder volar como los pájaros, tener la agudeza visual de las águilas, correr tan rápido como las gacelas, ser tan astutos como los zorros… pues bien, hemos pasado de valorar todo eso a usar a los animales como un medio para insultar. Sinceramente, me parece algo repudiable que, para decir que un señor es un imbécil o que una señora es una imbécil digamos que es un burro o una burra… o una bestia… Una cosa que me crispa de esas expresiones es que suelen dejar muy claro cuál ha sido en el pasado nuestra conducta con los animales: “Lo trataron como a un perro…” indica muy a las claras cómo se ha tratado a los perros; “Nos tratan como si fuéramos ganado”… lo que da cuenta de cuál es el imaginario del trato al ganado. Por ejemplo, hubo una campaña publicitaria de la Junta de Andalucía hablando del tema del acoso y, desgraciadamente, usaron animales para reforzar sus mensajes… lo que resultó atroz… Allí aparecía un hombre que se acercaba a una mujer y se frotaba con ella, con una careta de cerdo puesta… ¡Oiga, mire usted, que el cerdo no es ningún acosador sexual! En otro, aparecía otro actor con careta de pulpo… que se dedicaba a realizar tocamientos indiscriminados… ¡Oiga usted que el pulpo no tiene nada que ver con esta gente que agrede sexualmente! Los animales están del todo al margen de esas conductas. Sin embargo, secularmente, hemos trasladado todo lo malo del ser humano a los animales a través del lenguaje y, al final, la gente lo que hace es insensibilizarse, porque nadie quiere tener empatía con aquellos que tienen ciertas características, que podemos identificar con ser un acosador o un baboso.

Es tremendo también cómo, cuando se usa a la mujer como objeto sexual, se la animaliza, para quitarle carga emocional, se la trata de animal y se dice que es una zorra, una perra, una cerda… y como a un animal se le puede hacer de todo… a una mujer que es así, también. Y lo peor es que todo esto impregna de tal forma a la sociedad que nadie está libre de ello. Mira, aun cuando Podemos ha sido el partido que más ha ayudado a las cuestiones que tienen que ver con los animales y a las políticas animalistas… con mucho, si bien es verdad que luego también ha habido gente que se ha ido sumando y ha ido a ido siguiendo un poco su estela, el propio Pablo Iglesias hubo una temporada en la que hablaba mucho de que “los fascistas nos están enviando a sus perros…”… pero ¿cómo puede decir eso? No hay animal más noble que un perro… que diga que “nos están enviando a sus concejales de Urbanismo”… que seguro que son mucho más peligrosos… Es evidente que la causa es que esas expresiones están muy arraigadas en el lenguaje… pero, desde mi punto de vista, son ya inadmisibles…  “¡Matar dos pájaros de un tiro…! “… No sólo matar, sino matar el doble con la mitad de munición… Esto es una monstruosidad.

En fin, todo lo que sea educar apartándonos de la violencia es educar en positivo y mejorar la sociedad y eso es importante. Nosotros tenemos una cosa que se llama “Salva-arañas” (un cono invertido de papel o cartulina que hay que decorar) y en mis clases – bueno… también en las de otra gente – lo usamos para sacar los insectos fuera del aula. Así que, cuando las niñas y los niños ven un insecto, no lo pisan, sino que lo recogen con el “salva-arañas”… lo ponen sobre él, este se sube y lo sacan. Con ello, enseñamos que también la vida de un ser tan pequeño y tan insignificante para los humanos como un insecto es válida, es valiosa y vale realmente la pena. Con ello, pues, ayudamos a luchar contra la violencia. Si la vida de ese ser es importante, cuánto más no será la del resto de compañeras y compañeros. Luego hay que apuntar la satisfacción que sienten todos cuando salvan una vida, aunque sea la de un ser pequeñito, como una arañita, una cucaracha, un saltamontes o una mosca…  la satisfacción que tienen y cómo se les ilumina la cara es digno de ver. En ese sentido, estoy plenamente convencido, y PRODA Educación también, de que si se va trabajando y educando en esa línea se generará una sociedad más libre de violencia, más empática y más solidaria y, en esas esferas, es en lo que estamos ahora; por eso, nuestra idea es entrar en el currículum, para que todo esto mejore… Es verdad que, en España, tenemos una sociedad en la que el maltrato no sólo está normalizado, sino que a veces está incluso institucionalizado en muchos sentidos… por eso, hay que poner en esta empresa mucha energía y ahí la educación es la base. Todo lo que sea enseñar que la vida es importante… que cuando vemos una mariposa no hay que atraparla y meterla en un tarro, sino disfrutar de ella, ver lo bella que es, dejarla volar libremente, que vaya y que venga, con lo que – al día siguiente – tendremos la oportunidad de volver a verla… eso los niños y las niñas lo entienden de maravilla. Y, no obstante, hay que explicárselo, porque la empatía es algo que se enseña y se adquiere. Nuestra misión ha de ser la de tratar de que todo esto pueda ir entrando y haciendo cuña en la sociedad, teniendo también en cuenta que no vamos en contra de nadie, tan sólo en contra de la violencia y a favor de la empatía. Ello no impide que, pese a no ir en contra de nadie, haya gente que se sienta agredida cuando dices que estás en contra del maltrato animal. Estas son cosas que hay que afrontar a diario. Sin embargo, es importante que cada vez haya más gente que no tiene miedo a decir que defiende a los animales. Hace sólo 10 años, decir eso era algo raro. Recuerdo la primera manifestación animalista a la que fui, aquí en Valladolid. Éramos 6 personas y había 10 policías. Desde entonces, no obstante, han cambiado muchas cosas. Sin ir más lejos, en las Cortes Andaluzas se ha creado una asociación de parlamentarios, a la que han denominado Prodia… ¿y sabes quién la ha promovido? Pues una diputada del Partido Popular, en cuyo twitter se manifiesta decididamente animalista… vamos, que no se corta un pelo. Y, si lo miras bien, eso tendría que ser lo más normal del mundo; tú puedes tener un pensamiento económico que apunte a tal o cual partido o tendencia, pero cuando te encuentras frente a la nobleza de los animales, frente a su lealtad, a su fidelidad, a su amor, a su cariño… da igual lo que tú pienses de la economía, si eres neoliberal o socialdemócrata… pues te encuentras delante de un montón de sentimientos y de afectos que hacen que tu corazón lata y que te sientas más vivo que nunca. Al final te encuentras gente de todo tipo, aunque – qué duda cabe – no hay que engañarse, también es cierto que la defensa de los animales está más del lado de la izquierda, que de la derecha.

Jimena 4ºA
Jimena 4ºA

Por otro lado, en España todavía no hay muchos estudios, pero los realizados en Estados Unidos plantean una relación directa entre los asesinos en serie y el maltrato animal; a menudo, algunos habían empezado disparando a animales y luego pasaron a matar a sus propios compañeros y compañeras. Lo que nosotros pretendemos es romper ese primer peldaño de la escalera de la violencia; enseñar que, en vez de matar animales, lo que hay que hacer es quererlos y que es mucho más lo que van a recibir de este modo. Así puede contribuirse a evitar mucho dolor. Pitágoras decía aquello de “educad a los niños y evitaréis tener que castigar a los hombres”. ¿Quién puede estar en contra de esto? ¿Quién puede estar en contra de que se vaya terminando con el maltrato animal, con los abandonos de perros, con las peleas de perros, con las peleas de gallos… etc.? ¿Quién se puede oponer a tratar de erradicar la violencia… más aún cuando hasta el Código Civil ha aceptado ya que los animales no son cosas, sino seres dotados de sensibilidad y seres sintientes? La Declaración de Cambridge de 2012, señaló que los animales tienen conciencia, que quizá no la tienen tan desarrollada como usted… pero es que usted tampoco la tiene tan desarrollada como la tuvo, por ejemplo, Leonardo da Vinci… ¿Y qué hacemos entonces con usted? ¿Lo metemos en una jaula por no ser como Leonardo da Vinci? Por favor…

CAT&DOG TANK: Hace unos días, se hablaba de los avances a la hora de descifrar el lenguaje de las ballenas… si – efectivamente – algo así pudiera llevarse a cabo, ello nos pondría en un plano completamente distinto, pues estaríamos ante la circunstancia de que no seríamos los únicos habitantes del planeta en disfrutar de eso que consideramos idiosincrásicamente humano… el lenguaje. ¿Qué opinas de esto?

CHEMA LERA:  En clase, yo procuro hablar de semejanzas y diferencias entre animales y humanos. Pues bien, cuando preguntas cuáles son las diferencias, muchos suelen decir que nosotros hablamos y los animales, no. Entonces, les dices que una cosa es que ellos no hablen y otra muy distinta es que nosotros no entendamos lo que dicen, como nos puede ocurrir con alguien que habla un idioma que desconocemos. En realidad, a niños y a niñas, les asombra enormemente constatar los parecidos que tenemos con los animales.

CAT&DOG TANK: ¿Qué te parece la labor que realizan las organizaciones de la sociedad civil a la hora de contribuir a apoyar el bienestar animal?

CHEMA LERA:  En mi opinión, guste más o guste menos, las asociaciones tienen que tener claro que las cosas van cambiando en función de voluntades políticas. Ellas están llamadas a ser parte del activismo en defensa de los animales y ello quiere decir que tendrán que estar tocando a la puerta de los ayuntamientos, consejerías y demás, a todas las horas, y ser pesados, estar ahí diciendo “oye, ¿qué hay de lo mío? ¡oye, no me estas ayudando!” Nosotros, por ejemplo, tomamos la idea de José Luis Rodríguez, de Llobregats, y hemos comenzado a transformar los iglús del vidrio para darles una vertiente educativa, para que gatos y gatas puedan estar en centros educativos y que estos se puedan implicar y puedan entrar en la dinámica de la protección animal… algo no tan difícil. Ello podrá generar conductas y tener unas consecuencias formidables.

Giselle 3ºA
Giselle 3ºA

CAT&DOG TANK: En las entrevistas de la sección ANIMALES RACIONALES, vamos a abrir una dinámica nueva, por la que cada entrevistado va a lanzar una pregunta a la persona que sea entrevistada a continuación – naturalmente, sin saber quién será – ¿Qué pregunta le harías tú al siguiente entrevistado?

CHEMA LERA:  Pues… en realidad, tendría dos preguntas. Una sería: “si te gustan los animales y estás a favor de sus derechos y en contra del maltrato animal… ¿por qué te los comes? Y si resulta que esa persona es vegana le preguntaría: “¿qué crees que es ahora mismo más importante para el desarrollo de las políticas animalistas: un partido político o un lobby animalista? ¿qué crees que puede conseguir más beneficios? La verdad es que yo estoy convencido, sin duda, de que la herramienta más eficaz a fecha de hoy es el lobby. Yo formé parte del Pacma, en su momento, y, al final, por circunstancias varias, abandoné la formación. Yo siempre he pensado que Pacma como lobby animalista conseguiría mucho más que como partido político. Pacma es un partido, que puede juntar 50.000 personas en una manifestación en Madrid, pero hay partidos, que juntan medio millón. Sin embargo, si fuese una asociación animalista no hay tantas asociaciones que sean capaces de juntar tal cantidad de gente. Por eso, en cuanto a esa disyuntiva, yo lo tengo claro.

CAT&DOG TANK: ¿Tienes algún mensaje para los lectores de CAT & DOG TANK…?

CHEMA LERA:  Pues sí… que ha llegado el momento de empezar a moverse por las políticas animalistas. Hay que empezar a hacer activismo. No, no tenemos que quedarnos sólo en lo que podamos hacer en nuestro entorno social, que sí, que es cierto que yo – como docente – puedo ver que el ejemplo educa mucho y sirve de mucho… pero es el momento de tocar las puertas de las entidades o de los organismos oficiales, tocar las puertas de los ayuntamientos, de los gobiernos, y decir que lo que está pasando en la sociedad va por este lado y nosotros como sociedad queremos que esto tenga reflejo en la política y en la normativa, y en la redacción de nuevas leyes. Ha llegado el momento de implicarse y de mojarse sobre todo teniendo bien claro que la lucha contra el maltrato animal es la lucha contra la violencia.

Ángela 3ºB
Ángela 3ºB