Un estremecedor alegato antibelicista

Karl Kraus, un perro y una guerra

Escritor y periodista intempestivo, el austríaco Karl Kraus (1874-1936) es conocido ante todo por encarnar una de las conciencias críticas de su tiempo, articuladas ante todo a través de su revista «Die Fackel» (“La antorcha”), que recogió la esencia de su pensamiento incisivo y satírico. Su línea como poeta fue relativamente acorde a su línea general, a través de un lirismo crítico, irónico y satírico, que refleja su acre visión del mundo y su descontento con la sociedad de su tiempo.

“El Granjero, el Perro y el Soldado” es uno de esos poemas de Posguerra de Karl Kraus, escrito en 1920, donde el autor consigue proyectar, en el sufrimiento estúpido y gratuito de un maravilloso perro, toda la fuerza de su pensamiento antibelicista. Una joya, pese a su dureza.

Un estremecedor alegato antibelicista
Karl Kraus, un perro y una guerra.

El granjero, el perro y el soldado

«¡El perro está enfermo! ¿Qué le pasa al pobre perro?»
«Está herido, señor. Así es la guerra,
y en ella es donde se hizo la herida».
El granjero dijo esto, lo acarició y se quedó callado.

«Pero, ¿cómo, cuándo y dónde se hizo la herida
el pobre perro? ¡No puede caminar en absoluto!»
«Señor, es la guerra, y ahí se la hizo el perro,
estaba parado ahí, ahí fue cuando le pasó.

El perro estaba allí de pie y llegó un soldado,
que pasó y apuñaló a mi perro,
que nunca hizo daño a nadie,
ni nunca mordió a nadie. Ahora tiene su herida.

Míralo, era un buen animal,
Él me sirve desde hace mucho, y entre todos los perros pastores
Es el mejor, él solo guio para mí
el ganado, ahora tiene su herida.

Mira cómo cojea. Lo ha hecho desde el momento
En el que vino el soldado, el soldado,
apuñaló a mi viejo perro pastor,
que todavía no ha mordido a nadie».

«¿Y por qué cree que le hizo la herida?
¿por qué el hombre infligió esa herida tan grave al perro?
El perro es mudo, sus ojos ordenan a su boca
que hable por él, sólo habla franca y libremente».

«No lo sabemos. Pero usted sabe tan bien como nosotros
que hay guerra. Para mí y mi pobre perro
y Dios y cada niño e incluso el animal
lo saben, y la guerra golpea cada herida.

Le digo señor, el hombre era un soldado
y el que tiene el arma hiere.
¿No sabes cuánto ha golpeado
en este tiempo y hora, que nos ha enviado Dios?»

«Así que deberías curar del dolor,
a la pobre bestia de una vez con veneno.
Si le disparas, sabes que una herida
es también una bendición, ¡y ayúdale a salir de la vida!»

«Oh Señor, no permitiré que vuelva a suceder,
Sólo puedo sufrir con el pobre perro.
Es la guerra, no puedo ver morir una gallina,
Es la guerra, sabes, hay muchas heridas.

El perro era bueno, se acabó con el perro,
Desde que el soldado pasó, es la guerra.
Hay que tomar lo que la hora trae».
El labrador dijo esto, lo acarició y guardó silencio.
(1920)

Der Bauer, der Hund und der Soldat
»Der Hund ist krank! Was fehlt dem armen Hunde?«
»Er ist verwundet, Herr. Das ist der Krieg,
und davon eben hat er seine Wunde.«
Der Bauer sprach’s und streichelt’ ihn und schwieg.
5
»Wie aber, wann und wo empfing die Wunde
der arme Hund? Er kann ja gar nicht gehn!«
»Herr, es ist Krieg und da ist es dem Hunde,
er stand so da, da ist es ihm geschehn.
Der Hund stand da und da kam ein Soldat,
10
der ging vorbei und stach nach meinem Hunde,
der keinem Menschen was zu leide tat,
nie biß er wen, nun hat er seine Wunde.
[15] Seht ihn nur an, es war ein gutes Tier,
er dient mir lang’, und in der weiten Runde
15
der beste Schäferhund, er führte mir
das Vieh allein, nun hat er seine Wunde.
Seht, wie er hinkt. Das tut er seit der Stunde,
da der Soldat vorbeikam, der Soldat,
der stach nach meinem alten Schäferhunde,
20
der keinen Menschen noch gebissen hat.«
»Und warum, glaubt ihr, bracht’ er ihm die Wunde,
der Mann dem Hund die schwere Wunde bei?
Der Hund ist stumm, sein Blick befiehlt dem Munde
für ihn zu sprechen, sprecht nur frank und frei.«
25
»Wir wissen’s nicht. Doch wißt ihr’s selbst wie wir,
daß Krieg ist. Mir und meinem armen Hunde
und Gott und jedem Kind und auch dem Tier
ist es bekannt, und Krieg schlägt jede Wunde.
Ich sagt’s euch Herr, der Mann war ein Soldat
30
und wer die Waffe hat, der schlägt die Wunde.
Wißt ihr denn nicht, wie viel’s geschlagen hat
in dieser gottgesandten Zeit und Stunde?«
»So solltet ihr, daß er vom Schmerz gesunde,
das arme Tier sogleich mit Gift vergeben. Erschießt ihr ihn, wißt ihr, daß eine Wunde auch Wohltat sei, und helft ihm aus dem Leben!«
»Ach Herr, ich ließ’ es nimmermehr geschehn,
ich kann nur leiden mit dem armen Hunde.
’s ist Krieg, ich kann ein Huhn nicht sterben sehn,
40
’s ist Krieg, da, wißt ihr, gibt es manche Wunde.
[16] Der Hund war gut, vorbei ist’s mit dem Hunde,
seit der Soldat vorbeiging, ’s ist der Krieg.
Man muß es nehmen, was sie bringt die Stunde.«
Der Bauer sprach’s und streichelt’ ihn und schwieg.

1920

Deja una respuesta

Your email address will not be published.